Acumuladores de acero al carbono

Los acumuladores de acero al carbono son los más habituales dada su resistencia mecánica, su buen comportamiento con buenos revestimientos interiores y con correctos sistemas de protección catódica y su precio contenido.

Para mí los mejores fabricantes de acumuladores de España son Lapesa y Mecalia.

Elección del acumulador de acero al carbono

A la hora de elegir un acumulador debemos tener en cuenta la calidad de las soldaduras, el espesor de sus paredes, el revestimiento interior y el aislamiento térmico exterior como principales características:

Acumulador de agua caliente sanitaria nuevo de acero al carbono
Acumulador de agua caliente sanitaria nuevo de acero al carbono
  • Calidad de las soldaduras: una correcta soldadura tiene que realizarse tanto por la parte interior como por la exterior y debe ser contínua.
  • Espesor de las paredes: como es lógico el espesor de las paredes, cuanto mayor mejor. Una buena manera de comparar este aspecto entre diferentes fabricantes es comparar el peso del acumulador
  • Revestimiento interior: se trata de un factor importante a la hora de prevenir la corrosión interior, pero tenemos que pensar que es solamente un complemento al sistema de protección catódica del depósito. Los revestimientos interiores existentes son:
    • Vitrificado: se trata de un revestimiento de gran calidad con un muy buen resultado, pero que es muy frágil, por lo que es habitual que acabe teniendo grietas donde se puede producir corrosión si no lo evita la protección catódica.
    • Pinturas epoxídicas: se trata de unas pinturas que previenen de forma eficiente la corrosión si están complementadas por una protección catódica eficiente, pero que en la mayoría de casos se despegan de las paredes del acumulador, por lo que pierden su eficacia. La calidad del revestimiento y la forma de aplicarlo, incluyendo la preparación de superfície, son claves para alargar la vida del epoxy.
    • Galvanizado: este revestimiento es zinc fundido sobre el acero, lo que crea una capa protectora que no se despega nunca, pero actualmente ya no se utiliza casi debido a la inversión de polaridad que sufre el zinc entre los 55 y los 60ºC que lo convierte en un metal noble que ataca al acero.
  • Aislamiento térmico exterior: este aspecto es muy importante porque supone un ahorro energético importante durante toda la vida útil del acumulador.
Acumulador de agua caliente sanitaria nuevo
Acumulador de agua caliente sanitaria nuevo

Resistencia a la corrosión del acumulador de acero al carbono

Si hay un aspecto importante que limita la vida útil de un acumulador éste es la corrosión del mismo, lo que supone una pérdida de material, fugas, problemas sanitarios y muchos dolores de cabeza para el personal de mantenimiento y para los responsables de la instalación.

En primer lugar tenemos que distinguir entre la corrosión interior y la corrosión exterior.

La corrosión interior es la más habitual y, tarde o temprano, suele afectar a todos los acumuladores de acero al carbono. Dependiendo de la calidad del agua y de la calidad del revestimiento interior los problemas de corrosión empiezan a los pocos meses o años de funcionamiento o pueden tardar en aparecer varios años, pero siempre acaban apareciendo. Para prevenir estos problemas solamente existe una solución fiable, y se trata de instalar un sistema de protección catódica según la norma UNE-EN 12499, y la única empresa que lo hace es Guldager. Así mismo veremos la alternativas que tenemos cuando suframos ataques por corrosión en nuestros depósitos.

Corrosión interior en fondo superior de un acumulador de ACS
Corrosión interior en fondo superior de un acumulador de ACS

La corrosión exterior se debe a la presencia de acua entre el acumulador y el aislamiento térmico exterior, y suele ser frecuente en acumuladores a la intemperie, aunque también se da con bastante frecuencia ante la falta de mantenimiento de los tubos de salida del acumulador, que están en la parte superior y pueden tener fugas.

Mantenimiento de los acumuladores de acero al carbono

En general se cree que los acumuladores no requieren mantenimiento más allá de la limpieza y desinfección requerida por sanidad y de las purgas de lodos, pero es muy habitual que se requieran acciones correctivas importantes ante la aparición del óxido en el interior, que suele detectarse en las limpiezas periódicas.

Si se instala un sistema de protección catódica según la Norma UNE-EN 12499 es recomendable mantenerlo para asegurar el buen funcionamiento y que no se produzcan los problemas de corrosión.